Hay que admitir que todos los bebés están para comérselos, pero si además les ponemos unas gafas de sol ya es imposible no morir de amor, y es que les quedan tan monas…